lunes, 25 de abril de 2011

LOS COMEDORES POPULARES


Por Martha Huallpa

En los mercados de nuestra ciudad existen comedores populares a donde acude la población que tiene el dinero justo para vivir, porque el precio del desayuno o almuerzo es bastante accesible, por eso podemos ver a familias enteras alimentándose ahí.

Sin embargo, la falta de higiene en estos lugares es algo que molesta y crea dudas sobre la calidad de la comida. Comenzando por las mesas, que son los más evidente, están sucias y sirven la comida sin limpiarlas, a pesar de que docenas de personas comen allí.

La falta de control hace que las vendedoras se descuiden del lavado de sus lugares de venta. Cuando alguien reclama o exige que se limpie y recoja las basuras, las caseras son las que más se molestan y empiezan a protestar. Una vez fuimos con una compañera al comedor popular de la Rodríguez para almorzar; el sitio estaba lleno de basura y descuidado; entonces le reclamamos a la dueña y le pedimos que recoja la basura que estaba regada por todas partes.

Ella empezó a insultarnos, nos gritó diciéndonos que quiénes éramos nosotras para decirle eso. Nos trató de chotas, de cholas y uso otras palabras vulgares. Sólo por reclamar lo justo hasta tuvimos que probar la discriminación que mostró esta vendedora contra las mujeres jóvenes de pollera.

Esa mugre que se ve en el comedor popular de la Rodríguez también está en la parte del mercado. Es tanta la suciedad que no es de extrañar ver por ahí cómo están corriendo los ratones o cómo se están escondiendo. Incluso se los encuentra muertos en medio de la basura que está cerca de las comideras y todos y todas sabemos que los ratones son portadores de enfermedades.

Por eso no puede faltar el control diario de la higiene en sitios donde se expenden alimentos que consume la población. No porque el precio sea más económico tenemos que soportar el comer en ambientes con olores desagradables, que los sientes desde la misma puerta de ingreso, debido a la falta completa de aseo.

La única manera de evitar que los roedores cundan en los mercados es manteniendo la limpieza y almacenando bien los productos que se venden a la población. También es necesario que toda la vajilla que utilizan las comideras esté guardada en lugar que esté lejos del alcance de los ratones, porque tal como está ahora es un riesgo para la salud pública.

Nosotras queremos que los mercados y comedores populares prosperen, porque sabemos que son fuentes de trabajo para muchas mujeres; pero también quisiéramos que mejore la limpieza, porque allí se alimentan miles de familias. Además nuestros mercados son parte de la personalidad de nuestra ciudad y de la tradición de nuestros pueblos, y por eso queremos que sean parte de nuestro futuro, pues estos lugares son para todo el pueblo.

La responsabilidad de cuidar los mercados no debería ser sólo de la Alcaldía, que además, a través de la Intendencia Municipal, comete abusos con el pretexto de controlar la venta. La responsabilidad tiene que ser de las vendedoras, de los vendedores y de todas las personas que vamos a hacer nuestras compras o a comer en los comedores populares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada